piscinas ourense
 

El sistema de RADIACIÓN ULTRAVIOLETA está considerado uno de los mejores métodos para la desinfección natural y automática del agua de la piscina, alternativo o complementario al cloro, bromo u oxígeno activo, gracias al principio físico basado en que la energía que libera es germicida.

El poder bactericida de los rayos ultravioleta de onda corta (UV-c) viene aplicándose con éxito desde hace décadas en el tratamiento eficaz y natural de aguas de consumo, aguas residuales, aguas destinadas a la industria alimentaria y a la fabricación de hielo, esterilización de torres de refrigeración, industria farmacéutica, piscifactorías, acuarios, horticultura... Desde hace ya bastante tiempo los sistemas UV-c también se están utilizando para la desinfección del agua de baño, principalmente en balnearios y piscinas públicas deportivas o de recreo (clubs de natación, hoteles de lujo, SPAS de gimnasios, piscinas públicas de titularidad privada e incluso municipal). Gracias al desarrollo que esta tecnología ha experimentado en los últimos años, y sobre todo gracias a la aparición de los equipos UV-c de baja presión, diseñados para su uso en instalaciones privadas y cuyo precio se ha reducido considerablemente, cada vez más propietarios de una piscina unifamiliar están optando por instalar un equipo de ultravioletas para la desinfección natural y automática del agua de su piscina. Sin embargo este sistema no goza aún de la popularidad que tienen otros sistemas como la electrólisis salina, a pesar de su mayor eficacia y de las extraordinarias ventajas que ofrece frente a los tratamientos tradicionales con cloro.

Principio De Funcionamiento De Los Equipos De Radiación Ultravioleta

Situada en el espectro electromagnético entre los rayos X y la luz visible, la luz ultravioleta tiene muchas propiedades beneficiosas. La luz ultravioleta oscila entre los 100 y los 390 nm (nanómetros) y se divide en cuatro categorías principales: UV-A, UV-B, UV-C y UV de vacío. El área comprendida entre los 200 y los 295 nm es la denominada UV-c o ultravioleta de onda corta y se conoce comúnmente como "región germicida". A estas longitudes de onda la luz ultravioleta atraviesa la pared celular y/o la membrana citoplasmática de los microorganismos presentes en el agua (bacterias, virus, hongos, protozoos y algas) alcanzando y alterando el material genético contenido por las células (ADN). El profundo desorden bioestructural inducido por esta radiación interfiere en el desarrollo y la capacidad de reproducción de cualquier tipo de microorganismo, volviéndolo inofensivo para la salud de los bañistas.

 

4 (grande)

Para reproducir la luz UV-c y aprovechar al máximo su potencial germicida, los equipos de ultravioletas utilizan una lámpara especial tubular de cristal de cuarzo (semejante en apariencia a los tubos fluorescentes), que contiene vapor de mercurio. El cristal de cuarzo permite una transmisión de energía radiada UV-c del 90%, a una longitud de onda de 254 nm (muy cerca de los 265 nm que se consideran el pico de máxima eficiencia germicida). Esta lámpara se encuentra situada en el interior de una cámara cilíndrica opaca y estanca, generalmente fabricada con material plástico termoendurecido o acero inoxidable, a través de la cual se hace circular el agua de la piscina. La intensidad de la lámpara (expresada en μW/cm²) y el tiempo que el agua está dentro de la cámara en contacto con la radiación UVc, son los dos factores que determinan el grado de destrucción microbiológica o la "DOSIS UV" (expresada en μWs/cm² o mJ/cm²). Para obtener la máxima eficiencia del sistema es fundamental seleccionar un equipo UV que se ajuste al caudal de agua máximo (litros/hora) que es capaz de impulsar la bomba de filtración y a las características de la instalación hidráulica y no tanto al volumen de la piscina.

Ventajas Del Sistema De Radiación Ultravioleta

Una de las principales ventajas que ofrece el sistema de radiación ultravioleta es el método empleado para destruir los microorganismos patógenos. Al tratarse de un proceso físico (luz), se reduce hasta en un 80% la necesidad de añadir productos químicos a la piscina, lo cual repercute en un agua de baño equilibrada y más natural (el proceso no altera el pH del agua ni otros parámetros importantes como la dureza o la alcalinidad). Esto significa un importante ahorro en los costes de mantenimiento de la piscina (lo que por sí mismo ya justifica plenamente la inversión inicial que requiere la instalación de un ESTERILIZADOR UV-c) y una importante disminución de las necesidades de transporte y almacenamiento de productos químicos en nuestro hogar, que pueden representar un peligro para los más pequeños.

A esto hay que añadir la automatización en el proceso de desinfección del agua que obtenemos cuando se instala un ESTERILIZADOR UV-c y su facilidad de manejo. El equipo, una vez instalado por personal técnico cualificado, no precisa ninguna intervención o ajuste por parte del propietario: no es necesario programar o manejar complicados menús de configuración, ni realizar calibrados de ningún tipo, ni estar pendientes del estado de electrodos, sondas, inyectores... El sistema se pone en marcha e inicia el proceso de desinfección automáticamente cuando lo hace el motor de la depuradora.

Consideraciones A Tener En Cuenta Antes De Instalar Un Esterilizador uv-c

Aunque el agua que retorna a la piscina, una vez depurada y expuesta a la radiación UV-c, está totalmente esterilizada (se podría beber sin ningún riesgo para la salud), es recomendable el uso de un desinfectante residual complementario para garantizar una desinfección permanente del agua dentro del vaso mientras el equipo UV permanece apagado. Este desinfectante puede ser CLORO, BROMO u OXÍGENO, y sólo se necesita una pequeña cantidad, por lo que el consumo de productos químicos en la piscina puede verse reducido hasta en un 80%. A mayor número de horas de funcionamiento del sistema ultravioleta, menor consumo químico.

Copyrigth © PISCINAS OURENSE - Todos los derechos reservado. Ver Aviso Legal